11 diciembre 2011

MANTECADOS DE ALMENDRA


Estrellas de mantecado de almendra!!!


Taaachaaaánnnn!!! Ya tenemos la navidad aquí y este año podréis hacer vosotros mismos vuestros dulces navideños!!! No solo estarán más buenos que los comprados, sino que sabréis que lo que estáis comiendo es de calidad y si a ello le sumas la ilusión de haberlos hecho tú ... ¿qué más puedes pedir? Además, los que tengáis pequeños en casa disfrutarán mucho recortando los mantecados con los cortadores de galletas, dándoles mil formas!!! Así que manos a la manteca ... jajaja!!!



INGREDIENTES:
  • 1/2 kg. de almendra cruda pelada y picada
  • 1/2 kg. de azúcar blanco
  • 1/2 kg. de manteca de cerdo
  • 1150 gr. de harina de trigo normal
  • Canela y azúcar para espolvorear por encima


PROCEDIMIENTO:

En un bol grande vamos a echar la manteca, el azúcar, la almendra y la harina.

A continuación lo vamos a mezclar todo muy bien (como es mucha cantidad yo lo amaso con las manos, eso si, bien limpias, jajaja).

Una vez que estén todos los ingrendientes bien mezclados, veremos que nos tiene que quedar una masa más bien dura y que se desgrana con mucha facilidad.

Cogeremos un puñado de masa y la apretaremos bien con las  manos, de  modo que calentemos la masa y así no se nos desgrane tanto para poder extenderla en la mesa para darle las forma con el cortapastas.

Extendemos la masa en la mesa (espolvoreada con un poco de harina para que nos sea más fácil) y la aplanamos con la mano o con la ayuda de un rodillo (para mi es más fácil con las manos). Debe quedarnos una masa extendida de un grosor de 1 cm aproximadamente o un poco menos (ya que crece un poco cuando se hornean).

Una vez extendida la masa, la cortaremos con la ayuda de un cortapastas y los colocaremos en una bandeja apta para el horno, que previamente habremos untado con aceite de semillas.

Y ya solos nos queda hornear los mantecamos de almendra.

Para hornearlos, el horno debe estar más bien flojo y sabremos que están listos cuando veamos que la suela de los mantecados está un poco doradita. ( Personalmente a mi me gusta no cocerlos mucho, ya que me gustan blanquicos). (No os puedo decir a que temperatura los horneé porque los hice en el horno de leña de mi abuela Trini).

Es muy importante esperar a que se enfríen antes de intentar quitarlos de la bandeja del horno o se nos romperan.

Nada más sacarlos del horno, los espolvoreamos con canela molida y azúcar blanco.



NOTAS:

  • Podéis darle mil formas diferentes dependiendo del cortapastas que utilicéis. Yo os aconsejo que antes de usarlo lo enharinéis para que así las formas salgan más limpias y perfectas (en este caso usé un cortapastas con forma de estrella pequeño, y la verdad es que quedan más graciosos tan chiquiticos, ya que siempre estamos acostumbrados a hacer los mantecamos más grandes).
  • Es muy importante que el horno esté más bien flojo y no muy fuerte.
  • Os recomiendo que compréis almendras enteras y no ya troceadas, porque si las compráis troceadas, no sabréis que os están dando. En mi caso las almendras también estaban sin pelar, y para pelarlas simplemente hay que poner en un cazo agua a hervir, y cuando esté hirviendo echamos las almendras durante un par de minutos y las sacamos. Y ya solo nos quedaría pelarlas, con cuidado de no quemarnos los dedicos, y ya las tenemos ... lo único malo es que es un vicio, ya que pelo 2 y me como 1, jajaja.
  • La mejor manera de conservarlos es guardándolos en una caja de hojalata forrada con papel de cocina.



BON APPÉTIT!!!








CORDIALES PACHEQUEROS


Una delicia tan Pachequera como típica en la Navidad!!!


Taaachaaaánnn!!! ¿Qué Pachequero no conoce los cordiales? .... creo que todos los conocen!!! y no solo en Torre Pacheco (mi pueblo, del cual me siento muy orgullosa - me sale la vena patriota jajaja) sino que son conocidos en otros muchos sitios, ya que mucha gente de fuera viene a comprarlos y los pachequeros suelen regalarlos a sus conocidos!!! Lo único, es que son caros ... todo hay que decirlo, pero si los hacemos nosotros, no lo son tanto y el poner esta receta es para que los que no la sepáis, podáis hacerlos esta Navidad y no os quedéis sin probarlos, independientemente de vuestro nivel económico!!! Y es que una Navidad con una bandeja de dulces donde no haya cordiales, no es una bandeja de Navidad!!!




INGREDIENTES:

  • 1 kg. de almendra pelada y molida
  • 1/2 kg. de azúcar blanco
  • la raspadura de un limón
  • 1 cucharadica de canela en polvo
  • huevos (no os puedo indicar cuantos exactamente porque depende de los grandes que sean, de lo húmeda o seca que esté la almendra, etc pero os orientaré)
  • 1/2 kg. de cabello de ángel
  • 5 blondas de papel de hostia (las podéis comprar en las confiterias)
  • azúcar glass para espolvorearlos
PROCEDIMIENTO:


Empezaremos echando en bol grande la almendra molida, el azúcar, la raspadura de limón y la canela y lo mezclamos todo (me gusta mezclarlo con las manos bien limpias, porque al ser cantidades grandes me cunde más que con una cuchara de madera).

Una vez que este lo anterior mezclado, iremos añadiendo huevos (sin batir) (entre 5 o 10 huevos aproximadamente, porque esto depende del tamaño de los huevos, de lo húmeda o seca que esté la almendra, etc, pero no preocuparse porque siempre podremos rectificar la masa) hasta que veamos que tenemos una masa con una textura suave pero consistente.


Lo que suelo hacer para saber si está la masa lista es poner en una bandeja pequeña de horno un par de cordiales, y si cuando lo horneo no se me expande la masa es que están en su punto. Si vemos que está muy líquido y se nos ha expandido, es que habremos echado muchos huevos, y le añadiremos más almendra. Es difícil explicarlo, pero es una masa que una vez que le pillas el truquillo no es tan complicada.


Así que recordad, que nos quede húmeda, pringosa y suave la masa, pero no muy líquida (personalmente prefiero ir añadiendo huevos poco a poco y no de golpe y así voy viendo como queda la masa, porque si los echas todos de golpe puede que te pases y que tengas que añadir más almendra).

Una vez que tengamos esta masa, pondremos sobre la bandeja del horno el papel de hostia.

Después vamos a formar los cordiales. Para ello cogeremos un poco de la masa y haremos una bolica (donde dentro pondremos un poco de cabello de ángel). Las bolicas deben ser del tamaño de una nuez más o menos. (A mi no me gusta el cabello de ángel, y lo que hago es mezclar el cabello de ángel con la masa y hago las bolicas, y así no noto el cabello de ángel y me gustan mucho, aunque los abuelos dicen que el verdadero cordial lleva el cabello de ángel en el centro).

Debemos hornearlos a fuego flojo (no os puedo decir a que temperatura porque los hago en el horno de leña de mi abuela Trini), pero no despistarse porque tardan poco en hacerse y es fácil que se quemen.

Una vez horneados, los dejamos enfriar para poder despegarlos de la bandeja del horno o se nos romperán.

Nada más sacarlos del horno le espolvorearemos azúcar glass.

Girándo los cordiales un poco, la blonda de papel de hostia se rompe justo por donde debe, con la misma circunferencia que tiene el cordial.

NOTAS:

- Para que se conserven bien, los guardo en una caja de hojalata que forro con papel de cocina y así me duran mucho más tiempo.

- Cuanta más almendra, más buenos están (pero sin excesos, que no son buenos y lo digo porque en muchos sitios donde los venden, no les echan mucha almendra porque es cara y no es lo mismo).

- Si podéis triturad vosotros la almendra porque si la compráis triturada no sabéis que os están dando. En mi caso la almendra no estaba pelada y para ello puse un cazo con agua a hervir, y cuando estaba hirviendo le eché las almendras durante unos 3 minutos más o menos y con una espumadera las saco y ya están listas para pelarlas. Así son muy fáciles de pelar, pero eso si, cuidado con no quemaros los dedicos. Lo único malo es que me encantan y como más que pelo, jajaja.


BON APPÉTIT!!!

ROLLOS DE NARANJA


Me recuerdan tanto a mi abuela Trini ...!!!

 
Taaacháaan!!! Aquí os dejo esta receta que tantas veces he visto como la cocinaban mi abuela, mi tia Antonia y mi madre, mientras que mi hermana y yo, además de molestarlas, hacíamos nuestros primeros pinicos gastronómicos jajaja!!! Y es que tenemos que aprovechar que es la época de las naranjas!!! Me encanta ir al campo de mi abuelo con mi familia, encender el horno de leña que usaba mi abuela antes de morir, coger las naranjas directamente del árbol y ponernos a amasar estos rollos que a todos nos traen tantos recuerdos mientras que unos gastan una broma, otros cuentan una anécdota, mis primos corriendo por ahí, etc, mientras que el olor a rollos invade la casa!!! Os animo a que cocinéis en familia esta Navidad!!!  

 

 
INGREDIENTES:

 
  • 5 huevos
  • 1/2 kg. de azúcar blanco
  • 200 cl. de aceite de girasol
  • 1 vaso (de los de agua) de zumo recién exprimido de naranja
  • 1 kg. de harina de trigo blanco
  • 1 cucharada de bicarbonato no muy llena (más bien rasa)
  • 1 sobre de levadura royal
  • Huevo batido (para pintar)
  • Azúcar blanco (para espolvorear)
PROCEDIMIENTO:

 
En un bol grande vamos a echar los ingredientes líquidos primero (huevos, aceite y zumo de naranja) y los vamos a mezclar (con la ayuda de las manos bien limpias).

 
A continuación añadiremos los ingredientes sólidos (azúcar, harina, bicarbonato y levadura) y removeremos hasta que quede todo bien mezclado.

 
Una vez que tengamos mezclada la masa anterior, espolvoremos harina en la mesa y amasamos la masa dándole una buena paliza (durante unos 15 minutos sin parar aproximadamente) (si vemos que se nos pega la masa a las manos podemos ir espolvoreando harina pero sin pasarnos o nos quedarán demasiado duros, aunque estos rollos son duros).

 
Después extenderemos la masa con la ayuda de un rulo de cocina y con cortadores de galletas haremos las formas (el círculo de dentro lo hago con la ayuda de un descorazonador de manzanas).

 
Luego untamos con un poco de aceite de semillas una bandeja de horno  y los colocaremos en ella. Los untaremos con huevo batido con la ayuda de una brocha de cocina y por último los metemos en el horno a fuego medio (con el horno previamente precalentado).

 
No os puedo decir exactamente a cuentos grados ni el tiempo de horneado porque los hago en el horno de leña de mi abuela Trini, pero siempre es preferible que tarde un poco más y hacerlos a poca temperatura (me gusta hornear como máximo a 180 ºC - manías de ideanta, jajaja) a que se me queme por fuera y me quede crudo por dentro.

 
Sabréis que están listos cuando veáis que están un poquitín dorados y porque la suela del rollo estará doradica.

 
Nada más sacarlos le echaremos bastante cantidad de azúcar blanco por encima.

 
Dejarlos enfriar antes de despegarlos de la bandeja del horno para que no se nos rompan.
 

 
NOTAS:

 
- Podemos acompañarlos con un buen café con espumica y calentico!!! y eso que yo no soy muy cafetera!!!.

 
- Podéis darle la forma que queráis con los corta-galletas.

 
- Para que os duren más tiempo podéis guardarlos en una caja de hojalata forrada con papel de cocina.

 

 
BON APPÉTIT!!!

 
  •